entradas

received_625055735480945_edited.jpg
A alguien le importa lo que tienes que decir

Por años he creído que mi contenido no es lo suficientemente relevante para que le importe a muchas personas, siento que es algo muy específico y no le interesa a muchos; por eso a veces me da miedo compartir lo que pienso y suelo maquillarlo un poco.

 

Últimamente he pensado que al carajo con eso, no importa si a nadie le importa lo que tengo que decir, a mi me importa y con eso es suficiente; al poner tus ideas en internet se vuelven reales y se vuelven susceptibles a críticas y opiniones de personas que quizás ni siquiera conoces, otras veces pueden ser de tu núcleo familiar o tus amigos muy cercanos.

 

 
Desgaste de prioridades

Van un par de semanas en las que mi vida a experimentando cambios importantes; mis horarios cambiaron completamente y considero que mis prioridades cambiaron y aún no decifro como balancear las nuevas con las viejas.

Decidí trabajar por las tardes y cubrir mi servicio social por las mañanas, me operaron de las muelas del juicio lo cual impidió que hiciera ejercicio por una semana y ahora que estoy ocupada todo el día termino tan cansada que no he podido ir al gimnasio. Tratar de mantener mis prioridades es difícil.

IMG_0087.JPG
 
TEDx_V-141.jpg
Todo se resumió en 13 minutos

La semana pasada los últimos 6 meses de mi trabajo se vieron reducidos a 13 minutos, 13 minutos que culminarían todo ese proceso fantástico que traen los proyectos personales.

Hablé sobre una idea que llevaba tiempo en mi cabeza y valía toda la pena que la gente conociera; en el momento en el que me bajé de ese escenario sentí una especie de ráfaga emocional. Sentí alivio, emoción y adrenalina, pero también un poco de tristeza y desapego de mi cuerpo al ver que ya había sucedido eso que tanto tiempo había esperado; algo que creí que llegaría en algunos años llegó de repente.