top of page

Narrador de pacotilla

En nuestro cerebro tenemos dos narradores, el habitual que trabaja todos los días sin descanso para que veamos los lados amables de las situaciones y también existe el que se presenta cuando el otro no va a trabajar.



El segundo narrador es arrogante y poco sensible; quiere encontrar cualquier cosita para hacerla de pedo y que tu día se arruine por cosas que quizá no eran tan catastróficas.



Aparece cuando se nos mete alguien en la fila del banco, cuando hay mucho tránsito y vamos tarde; cuando nos enteramos de algo que quizá no debimos o cuando nos llega el estado de cuenta del mes.



Se presenta de difentes maneras en cada uno y una de nostros; en mi caso se manifiesta con un dolorcito en la frente ( en realidad e dolor de cabeza pero me gusta decir que me duele la frente) que aparece cuando estoy, estresada, insegura, preocupada, hambrienta o enojada.



A decir verdad el segundo narrador toma el mando más de lo que me gustaría, lo hace diario ultimamente. Lo bueno es que hay herramientas para poner al encargado de narrar nuestra cabeza otra vez en turno.



Para mi ponerme a sacar pendientes, sacar mis cuentas del mes, tomar agua y comer algo, dormir, correr y escribir resetean mi cerebro haciendo que el narrador vuelva a pensar cosas bonitas y positivas. Pensándolo bien creo que sólo contamos con un narrador que tiene dos personalidades.



Si el segundo narrador toma el mando por demasiado tiempo tiendo a herir a las personas que me rodean y en ese momento me puedo convertir en el ser más cruel que ha pisado la tierra. No me gusta hacerlo por lo tanto procuro combatir al segundo narrador antes de que empiece a crear escenarios desastrosos en mi cabeza que me van a hacer llorar por algo que no ha pasado en lo absoluto.



Si tratas bien al primer narrador el segundo sólo saldrá cuando sea necesario que lo haga; no te manejará.



¿En qué momento tu segundo narrador se dispara? dile que le quieres pero que ahorita está de vacaciones.



-Un gran humano

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sin ensayo

334

bottom of page