Ser y estar

De estar tan acostumbradxs a comunicarnos verbalmente hay veces que lo hacemos de manera automática; lo hacemos un 90% del tiempo.

Tendemos a dar y decir muchas cosas a la ligera o utilizamos "sinónimos" que a mi parecer en escencia son muy distintos.


Tal es el caso de ser y estar; por lo general los utilizamos de manera indistinta al referirnos a algo nuestro o hablar de cualquier otra cosa o elemento.

Lo que los hace distintos a mi parecer es la profundidad y la temporalidad de lo que decimos después de estas dos palabras.


Ser lo usaríamos en el supuesto cuando es parte fundamental de ese algo o ese alguien; por ejemplo, "esa mesas es color café" o " ser graciosx". Es algo que si lo quitaramos sería cómo arrancar un pedazo porque forma parte de la existencia de lo que hablamos, ocupa un espacio importante que si es desalojado no volvería a ser lo mismo.


En cambio, estar. Esta palabra representa algo más momentáneo, algo que aparece eventualmente, que quizá puede volver pero no permanece; por ejemplo, "el coche está descompuesto" o "está molestx" es algo que no caracteriza pero sí describe, nos ayuda a conocer el contexto de ese momento en particular.


Es importante tener en cuenta que son palabras distintas porque al usarlas asumiendo que significan lo mismo, le damos una carga errónea a lo que intentamos decir, dándole un sentido totalmente diferente a nuestra frase y observación.


Esto se percibe cuando desmenuzas lo que dices ya que a primer plano parece que no hay distinción alguna cuando en realidad si la hay.

Seamos conscientes para estar atentos a lo que queremos decir.


-Un gran humano

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Veo veo