top of page

Tu cuerpo también eres tú

Solemos ser muy duros con nuestro cuerpo la mayoría del tiempo; le reclamamos todo lo que nos gustaría que fuera pero no es, le exigimos demasiado cuando no lo cuidamos de la misma manera.



El otro día me encontré juzgando a mi cuerpo más de lo normal y me dediqué a observarlo; lo damos tan por sentado que no notamos todo lo que hace por nosotros; nos permite experimentar la vida como humanos. Todo sería imposible de realizar si no tuvieramos cuerpos.



La parte importante de esta entrada es recalcar que sólo tenemos uno; uno y ya. Es algo definitivo que no va a cambiar; es de las pocas cosas que no cambian. Al mismo tiempo nuestros cuerpos cambian todos los días, son diferentes día con día y agradecerle todo lo que hace me parece necesario y lo practicamos poco.



Algunos estigmas y opiniones ajenas por lo general hacen que seamos duros y duras con nuestro cuerpo; le recriminamos todo lo que no nos gusta de él; ese tiempo que usamos en decir comentarios negativos sobre nosotros (porque al final es nuestro cuerpo, forma parte importante de lo que somos) podríamos cuidar de nosotros y nosotras.



Podemos empezar por usar protector solar, tomar agua, comer a nuestras horas y quedarnos a descansar cuando el cuerpo te grita que lo necesita.



Yo sólo puedo redimir todo el daño que le he hecho a mi cuerpo con comentarios y prácticas que quizá no fueron las más adecuadas; gracias por permitirme hacer todo lo que me gusta hacer y experimentar sensaciones.



Discúlpate con tu cuerpo si crees que lo necesita; te lo agradecerá.



-Un gran humano

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sin ensayo

334

bottom of page